sustratos para bonsai

Mezclas y tipos de sustratos para bonsai

Ningún otro aspecto del bonsai, levanta tantos debates como el sustrato idóneo para el cultivo de nuestros árboles. Influyen muchos factores, entre otros el precio.

¿Qué sustrato para bonsai es el mejor ?¿Cual es el sustrato más adecuado para el cultivo del bonsai? ¿La akadama? ¿El Kiriu y el pomice?¿La tierra negra a base de turbas?

Poco después de descubrir la afición, el tema se cuela por cualquier lado. Antes o después, aparece, pero sobre todo cuando toca el primer trasplante.  El bautismo de fuego ¿Que sustrato utilizar? ¿Cual es la mezcla perfecta? ¿Que sustitutos hay?

 Si preguntas en algún foro, si pides opinión en tu asociación, o consultas a algunos expertos, descubres rápidamente que hay casi tantas opciones como aficionados.

Akadama sustrato para bonsai

Akadama

Posiblemente el sustrato japonés más utilizado para bonsai. Conoce y descubre sus propiedades

pomice sustrato bonsai

Pomice

El más ligero de todos. Muy utilizado por su gran retención de agua y su bajo precio.

kiryu sustrato bonsai

Kiryuzuna

Mas duro que otros sustratos japoneses aunque con menor retención de agua. Muy adecuado para mezclar.

greda volcánica bonsai sustrato

Volcánica

De gran porosidad, económico y con hierro. Muy útil con mezclas basadas en sustratos orgánicos.

arena de rio para bonsai

Arena de río

Un conjunto de materiales minerales diversos de pequeño tamaño que aporta aireación a nuestras mezclas.

kanuma bonsai

Kanuma

El sustrato de las azaleas. Es japonés y tiene un pH ácido perfecto para cultivar las acidófilas.

turba sustrato

Turba

El sustrato universal de jardinería. Un aliado en zonas de clima seco para aumentar la retención.

Para comenzar con tan arduo tema y considerando que este post está dedicado a aficionados que como yo, han tenido dudas con sus primeros trabajos de principiante, vamos a introducir de forma natural conceptos e ideas.

¿Qué es el sustrato?

Nos referimos con este término al material o mezcla de materiales que utilizamos para cultivar nuestros bonsais.

 En lenguaje coloquial, es “la tierra” para la planta, pero nosotr@s no usamos “tierra”.

Sustratos japoneses para bonsai
Sustratos japonesas en un comercio

Es el medio físico y químico en el que la planta desarrolla su sistema de raíces, con las cuales obtiene el alimento y el agua para sus procesos orgánicos.

En muchas ocasiones se utilizan términos como sustratos inertes, aunque es una definición errónea, pues inerte se refiere a aquello que no mantiene ninguna relación con el medio.

Al contrario,  para nosotros (más bien para nuestros árboles) es fundamental que sea cual sea el sustrato elegido, se relaciones con el resto de elementos y el agua y los intercambie continuamente. Es mejor utilizar el término inorgánicos.

  • Sustrato inorgánico. Medio de cultivo de origen mineral que no contiene en sus componentes ni formulación material biológico.
  • Sustrato orgánico: aquel obtenido por procesos transformación, descomposición o composición de materiales vegetales o animales.

Propiedades  de un sustrato adecuado para bonsais.

Un buen sustrato, tiene estas propiedades:

  • Proporciona estabilidad al árbol.
  • Permitir que las raíces crezcan sin dificultad en él para anclarse.
  • Retiene el agua con los riegos y mantiene la humedad.
  • Debe drenar bien el exceso de agua para evitar la pudrición de las raíces.
  • Conserva los nutrientes cuando se abona.
  • Debe asegurar la circulación del agua y el aire a través de él.

Para organizarnos vamos a dividir los sustratos en dos grupos. El primer grupo, agentes separadores. Son aquellos que mayoritariamente dan espacio para que el aire y el agua fluyan en nuestras mezclas, que no se compacten y aseguren un buen drenaje. Por ejemplo la akadama

Por otro lado los agentes retenedores. Son aquellos cuya principal propiedad es la capacidad de absorber y retener agua. Como ejemplo, la turba

¿Qué sustratos se usan en bonsai?

La respuesta no es sencilla. Depende de muchos factores. Hace años, cuando no existían sustratos de importación se cultivaba con materiales fáciles de conseguir. Eran gravas de río, turbas y hasta sustratos comerciales. 

Gran parte de los bonsáis procedentes de Japón son cultivados en una arcilla granulosa que sólo existe en la región de Akadama y que recibe su nombre. Este es uno de los sustratos más extendidos.

Dependiendo de la región nipona donde esté el vivero, la calidad del árbol o los gustos del productor, vamos a encontrar bonsáis cultivados en akadama con kiryuzuna, akadama con pomice, con gravas volcánicas, etc.  

Los árboles producidos masivamente en China y otros lugares del continente asiático, vienen con mezclas a base de turbas (un material orgánico procedente de la descomposición del musgo) de muy baja calidad, que retienen una gran cantidad de humedad pero que ofrecen poca circulación.

carmona bonsai
Carmonas en sustratos procedentes de China.

Como ves, el origen determina el sustrato. El precio y la calidad del ejemplar de árbol, también y por supuesto la disponibilidad de unos u otros materiales.

Estos sustratos son perfectos para los árboles cultivados en esas zonas , pero al instalarlos en nuestras casas, patios o jardines, no van a ser necesariamente los mejores.

Es importante asumir cuanto antes que para cada aficionado y para cada caso, puede haber un sustrato mas o menos adecuado. 

Depende de tu climatología, presupuesto, accesibilidad, especies, etc, tendrás que buscar las propiedades antes descritas en cada uno de esos materiales.

Aspectos físico-químicos de las propiedades de los sustratos. 

Llegamos a una parte bastante técnica, con mucho “palabro” y un poco liosa. Intentaré resolverla como buenamente pueda.   

Es interesante si de verdad quieres conocer cómo modificar las mezclas para conseguir lo que necesitas,

Intercambio de partículas

Para que las raíces de nuestro bonsai tengan acceso a los nutrientes, deben ser retenidos en las partículas del sustrato que las rodea.

 Las partículas se atraen y mantienen unidas por numerosas fuerzas de origen químico y físico.  Para que estas ocurran ,es de vital importancia la implicación del agua.

La función del agua

El agua es capaz de disolver más sustancias que cualquier otro elemento, debido en parte a una de las constantes dieléctricas más altas de la naturaleza. Con este “palabro“, se mide la capacidad de neutralizar la atracción entre cargas eléctricas y gracias a esta propiedad el agua resulta un disolvente magnífico para muchas moléculas y electrólitos.

Y nuestros queridos microelementos, esos N, Ca, Mg, Mn, Fe, P, Zn, K, que tanto nos gusta tener en nuestros abonos, son exactamente eso, electrólitos y moléculas polares.

Es decir, que la función del agua como disolvente, es perfecta para que las partículas con carga eléctrica que componen buena parte de los nutrientes que necesita la planta estén disueltos en las pequeñas partículas que forma con el agua .

Es como un batido alimenticio.

La parte positiva de una molécula de agua es atraída por la parte negativa de una molécula polar, y viceversa. De esta forma el agua va a arrastrar disueltos a los nutrientes en forma de ión desde la superficie del sustrato hasta la superficie de la molécula de agua. Donde quedarán situados, ya al alcance de las raíces,

La función química del sustrato

En este punto interviene el intercambio iónico. Otro bonito palabro importante para comprender la función del sustrato, aunque parezca nada relacionado con el bonsai. También se conoce como intercambio catiónico

Este intercambio, es la capacidad que tiene el sustrato para atraer y retener también a las partículas con carga, a los iones. El sustrato debe poder atrapar estos iones, y si no dispone de partículas adecuadas para ello casi cualquier abono resultará poco eficaz.

Después, una vez retenidas por el sustrato (las partículas), son disueltas por el agua y puestas a disposición de las raíces capilares de nuestros bonsais.

Una vez llegados a este punto las raíces tienen a su alcance, o deberían tenerlo, todo aquello que necesitan para realizar su trabajo: agua, nutrientes y oxígeno. 

El agua la tomarán por ósmosis. Esto quiere decir que al agua pasará a través de la membrana celular de la planta desde un medio con una menor concentración de sales minerales disueltas hacia otro medio en la que la concentración sea mayor, tratando de igualarlas. 

Si todo va bien , lo anteriormente expuesto, implica que el agua pasará del sustrato al interior de la raíz arrastrando moléculas y partículas. Cada elemento va a su marcha y velocidad y muchos parámetros como el ph, la humedad o la temperatura afectan.

Pero puede darse el caso en que la concentración de sales acumuladas en el sustrato sea tan elevada que ocurra precisamente lo contrario: el agua salga de la raíz hacia el sustrato.

Si ocurre esto, a causa de un exceso de abono añadido o debido a una progresiva acumulación de sales en el sustrato, nuestro árbol, incapaz de hidratarse, puede acabar muriendo de sed. Sin importar si riegas o no a diario.

(Esto explica porque bajo una sobredosis de abonos o químicos alguna plantas se secan y mueren, porque la cantidad de sales disueltas es demasiado elevada como para retener el agua y se deshidratan) Pero este no es el caso.

El ph en la elección de sustratos

El PH es una escala de valores, que indica la acidez (de 1 a 7) o alcalinidad (de 7 a 14) del sustrato, donde 7 se considera neutro, 1 extremadamente ácido y 14 extremadamente alcalino.

La acidez se debe a la concentración de iones de hidrógeno, produciéndose generalmente en zonas de lluvias abundantes, mientras que la alcalinidad responde a la concentración de iones de hidróxido, predominando en zonas con una menor cantidad de precipitaciones.

La mayor parte de los árboles parecen preferir suelos neutros o ligeramente ácidos (Ph alrededor de 6,5), a excepción de algunas variedades, como por ejemplo el género rodhodendron y camellia, que parecen prosperar mejor en suelos especialmente ácidos (con Ph entre 4,5 y 5,5).

Son pocas las especies que viven mejor en suelos alcalinos, aunque los hay, como algunas especies de pinos, y prácticamente nada crece por encima de Ph 9.

Es decir, que los sustratos neutros o levemente ácidos se van a llevar nuestro interés

Valores muy elevados tanto de acidez o de alcalinidad causarán carencias en nuestro árbol, porque impiden la absorción de algunos elementos para las raíces,  que no son capaces de incorporarlos del sustrato a su organismo.

Las micorrizas, (unos hongos beneficiosos para las plantas) también se pueden afectar por estos valores y por supuesto las bacterias saprofitas de los suelos, llegando a destruirlas por completo, abriendo la puerta a infecciones y problemas varios.

Al reducirse el oxígeno disponible, pueden empeorar las condiciones de cultivo y las condiciones vitales de estos invitados a nuestras macetas que tanto nos ayudan.

Si además, nuestro sustrato es demasiado compacto o si retiene humedad en exceso y el poco aire que penetra es consumido por microorganismos, esto se agrava.

Además el oxígeno forma de manera natural óxidos con otros metales, como por ejemplo con el hierro (Fe), dándose las condiciones físico-químicas necesarias para que la planta pueda absorber estos compuestos oxidados. Si hay poco oxígeno disponible, habrá una baja concentración de óxidos asimilables

Si nuestro suelo es demasiado básico, igualmente impide la absorción de otros nutrientes y microelementos.

Como conclusión, podemos decir, que unos rangos de Ph extremos, pueden traducirse en carencias de determinados elementos, ya sea por la disminución en la actividad bacteriana, ya sea por que los elementos nutrientes se vuelven mucho más complicados de liberar del sustrato.

Componentes y mezclas de sustratos.

Hay muchos materiales sobre los que se puede cultivar un bonsai. Aqui tienes algunos, los más frecuentes en donde vivo, pero que no necesariamente son los que tu puedas conseguir ni los más adecuados.

Puedes encontrar descripciones muy detalladas, científicas con cifras sobre intercambio catiónico, densidad, ph etc. Pero la charla anterior ha sido suficiente.

Trataré de dar una opinión fundada, con algunos datos y características sobre lo más importante, Ph, aireación, retención de agua.

Debes de asumir, que  el lugar en donde vivimos no ofrece las mismas condiciones ni tengas acceso a los mismos materiales.

Mezclas ideales de sustrato para bonsai sobre las que empezar a trabajar.

Mi sustrato ideal tiene una parte compuesta por un agente separador, de aproximadamente un 80% (que puede ser una mezcla a su vez de varios) y otra compuesta por un agente retenedor de aproximadamente un 20%.

Pero no olvidemos que yo vivo en un lugar muy seco y caluroso. El agente retenedor es mi seguro de vida. 

No hay que asociar un retenedor siempre con sustratos vegetales u orgánicos. El pomice es retenedor y a la vez un separador. 

El agente separador me da un buen drenaje,  intercambio catiónico para retener el abono, un ph estable y cercano a la neutralidad (pH 7) y un sustrato esponjosos por donde el aire circula.

Mezcla de akadama, pomice y kiryu de grano medio
Agentes retenedores. Mezcla de akadama, pomice y kiriu de grano medio.

El agente retenedor nos aporta el agua. Conserva la humedad y nos permite que no haya que regar tres veces al día en verano.

Si tienes un clima suave, puedes modificar el 80-20 por un 70-30. Si estás en una zona húmeda y lluviosa, puedes valorar un cultivo basado en un 100% de agente separador. Entonces tendrás que mezclar los separadores que más propiedades químicas beneficiosas aporten a tu árbol y mejor vayan con tu forma de cultivo. Este es un buen ejemplo para citar el conocido y extendido akadama kiryuzuna en 70% -30%.

Por la experiencia acumulada de muchos aficionados, ningún sustrato individualmente, reúne todas las características necesarias para un cultivo óptimo, aunque hay algunos aficionados y profesionales que cultivan en 100% akadama.

La mezcla de sustratos para bonsai

Criterios que modifican las condiciones y comportamiento de una mezcla.

 Es la mezcla equilibrada de varios de ellos la que nos aporta esas condiciones adecuadas a nuestra forma de regar, nuestras temperaturas y tipo de cultivo. Y por complicado que sea, una mezcla de calidad no es necesariamente adecuada para todos los aficionados.  

Cultivar bonsai donde vives.

Esto es muy sencillo y muy cierto. Tus costumbres, hábitos y  el lugar donde vives determinan las condiciones de cultivo.

¿Què son las condiciones de cultivo? Las condiciones de cultivo son todos los factores tanto externos como de la técnica de cada aficionado que afectan el cuidado del bonsai.

Clima y meteorología.

En cada lugar del mundo, la temperatura, las pluviosidad, humedad y estacionalidad es diferente.

En el trópico hay pocas diferencias de temperatura entre invierno o verano, la humedad es alta y la insolación constante. Nunca usarias una turba para el trópico, pues las raíces se terminarían dañando con las lluvias y su enorme retención.

En el norte de Europa puede haber cambios de estación acusados y meses en los que ni siquiera se ve el sol. Donde hiela a diario y no hay una gota de lluvia en meses y si la hay es en forma de nieve.

En Japón, el monzón tiene el país varios meses en temporada de lluvias con humedades altas y precipitaciones constantes. El uso de la akadama y el kyriuzuna es un seguro para que los árboles en macetas drenen muy bien y retengan esa cantidad de agua necesaria.

Donde yo vivo, no hayn monzón. Hay una diferencia de  50ºC entre la mínima de invierno y la máxima de verano y pasan meses enteros sin llover. Así que la mezcla akadama-kiriu es una sustrato que me exigiría la esclavitud de regar dos o  tres veces al día en verano, más aún si usos coladores.

 Es decir, nuestra mezcla de sustrato tiene que funcionar bien para nuestro clima. Esa es la máxima para elegir un sustrato para nuestros árboles. No la moda ni el marketing.

Localización

Tener tu colección en mitad de campo o en un patio no es lo mismo que cultivar en un pequeño balcón de una ciudad, ni tampoco es igual si cultivas en invernadero, que en una orientación norte.

Las ubicaciones con mucho aire secan el sustrato más rápidamente. Los patios con poco sol mantienen mejor la humedad. Un jardin con varias epsecies vegetales, suelos terrosos y sombras de árboles mayores, es un espacio donde la humedad se conserva mejor.

Si tienes una terraza en un ático, donde el sol da de pleno, la humedad es menor y las necesidades de riego mayores. Además, no olvides que los suelos y las paredes reflejan una gran cantidad de rayos de sol y/ o absorben gran cantidad de la energía lumínica en forma de calor.

“Nunca coloques tus bonsais pegados a las paredes. Es una causa de incremento de la pérdida de humedad por parte de las hojas pues les obliga a transpirar para autorregular la temperatura de la superficie de las hojas.”

Por este motivo,  un bonsai en el suelo, o junto a una pared puede sufrir de estrés hídrico importante por altas temperaturas y por una insolación aun mayor. 

Esta es una buena situación en la que una malla de sombreo ayuda a que esa temperatura baje y los rayos de sol lleguen tamizados. 

Costumbres del aficionado

Si  puedes regar a diario, si tienes mucho espacio,  si cultivas en suelo, si solo cultivas en tu balcón, si te gustan los abonos sólidos o líquidos, si eres un aficionado experto, si acabas de comenzar, si tienes más o menos presupuesto,  si conoces mejor o peor la fisiología vegetal.

Son tantas las variables que influyen en el uso y elección de un sustrato, que es imposible identificarlos todos. Tu tampoco podrás hacerlo a la primera de cambio, necesitarás tiempo y experiencias para adaptar lo que mejor te viene. A ti y a tu árboles. Es elo que se conoce como la curva del aprendizaje.

La especie

Hay árboles que viven felices encharcados, como los taxodium o los ligustrum. Hay otros que un exceso de agua los mata en cuestión de días como a los pinus.

Las peculiaridades de cada especie nos obligan también a adaptar el sustrato. Conoce e indaga sobre tu especie antes de tomar decisiones sobre tu mezcla para el próximo trasplante.

Tipo de macetas

macetas bonsai
Macetas expuestas en una feria

Una ajustada maceta de exposición para un bonsai shohin (menos de 20 cm), contiene una muy pequeña cantidad de sustrato. Olvidar un riego puede suponer que el árbol tenga problemas o directamente que muera. Más si es en verano. Ese mismo árbol, en un maceta enorme de 50 cm de diámetro con gran cantidad de sustrato puede resistir sin problema. No te pierdas este post si quieres saber los diferentes tipos de macetas que se usan en bonsai.

Yo en Toledo (Mitad Sur de España), a partir de mayo, ya tengo que regar una vez al día. De lo contrario mis árboles están sentenciados. Cultivo en varios sustratos diferentes, desde akadama 50%, volcánica 50% para las oleas a mezclas con turba y fibra de coco para los árboles en colador, pasando por el conocido 70% akadama- 30% Kyriu que los maestros aconsejan. 

  • Los coladores son el envase que mas rápido se seca y que menos retiene.
  • Las macetas de bonsai transpiran más y se secan antes que las de plástico.
  • Las macetas esmaltadas retienen mejor la humedad que las macetas sin esmaltar. 
  • Las macetas bajas retienen peor la humedad que las macetas altas.
  • Las macetas de exposición son las que menos retienen y las que más riegos van a necesitar.  
  • Las macetas de plástico son las que más aguantan la humedad.    

Granulometría

El cribado

Muchos aficionados criban el sustrato. Se criba y pasa por un tamiz, para poder separarlos por granulometrías.  Es un método que elimina el polvo del sustrato, lo limpia y además nos permite usar esas granulometrías de acuerdo con nuestro interés:

El sustrato de mayor calibre, es el que mejor drena el agua y permite mayor aireación, lo que asegura un crecimiento sano y fuerte de las plantas, en menor periodo de tiempo. Es también el sustrato que más rápidamente se seca. Por este motivo en ocasiones se usa este sustrato de grano grueso en la parte inferior de las macetas, para mejorar el drenaje. 

Sobre estas mismas características se fundamenta el cultivo en colador. Mucha aireación, gran drenaje para riegos copiosos y gran cantidad de abonado para mantener el intercambio catiónico y la oxigenación a un alto nivel.

¿El problema? La transpiración. Seca mucho el sustrato y si no somos cuidados, una falta de riego o un olvido puede acabar con nuestro árbol.

El grano medio es el más  utilizado para realizar las mezclas habituales sea del sustrato que sea (volcánica, pomice, akadama, etc.). Son usadas para la mayoría de árboles bien sea en entrenamiento o mas avanzados en formación. Ofrece un término medio entre transpiración y retención de humedad.   

El sustrato de grano fino se obtiene tras cribar con el gramaje de rejilla más pequeño. Lo reservaremos para dos funciones:

  • Decorar la parte superior del sustrato de nuestros bonsáis. Reduce la transpiración y facilita la adhesión del musgo si lo usamos en nuestros bonsai.
  • Cultivar bonsai mame o shito en este sustrato. Permite conservar un poco más la humedad y es adecuado para las pequeñas macetas de estos tamaños.

Comercialmente se distribuye una akadama bajo al definición de akadama Shohin, de entre 1 y 3 mm. Este sustrato no necesariamente es el más adecuado para un bonsai shohin. Es demasiado pequeño y puede reducir el drenaje.

Se usa mucho para decorar la parte superior del sustrato de nuestros bonsáis. Incrementa en algo la retención y facilita la adhesión del musgo. También se degrada antes y puede taponar la maceta.

Si es útil para cultivar bonsai mame o shito en este sustrato. Permite conservar un poco la humedad y es adecuado para las pequeñas macetas de estos tamaños.

¿Estas de acuerdo? Deja tus comentarios, opiniones e ideas más abajo y podremos continuar con la conversación. Hay tantas mezclas como aficionados y me gustaría saber la que usas tu.



Te puede interesar: