El abono en bonsai

¿Como abonar mi bonsai?

Elegir el abono adecuado, natural, químico u orgánico, de lenta liberación o líquido puede ser difícil a veces, pero con este post resolverás todas tus dudas y aprenderás a comprar el más adecuado para tu bonsai. 

El abonado es una técnica más que utilizamos en el proceso de formación de un bonsai y el abono es la herramienta específica con la que realizarla. Es la mejor forma de comprender el abonado como una rutina más, una técnica a manejar con soltura por el bien de nuestros árboles.

Las condiciones de cultivo de un bonsai, como sabemos, son muy particulares. Se desarrollan en un porción de sustrato y contenido, escasa,en una maceta de cerámico, mica o plástico de pequeño tamaño y  sus procesos naturales son dependientes de esas circunstancias. 

Un árbol en la naturaleza puede captar nutrientes del suelo e incrementar su masa de raíces para conseguir nuevos cuando se van agotando, bien avanzando en extensión o bien en profundidad.

El bonsai es incapaz de realizar esta tarea porque está confinado a un pequeña maceta y además se usan sustratos con gran capacidad de aireación para el buen estado de raíces pero que a la vez tienen poca o ninguna materia orgánica para alimentar el árbol y descomponerse en nuevos nutrientes. Por ello,necesitamos aportar de forma artificial ese alimento y nutrientes que no puede captar. Ya lo hemos tratado y si deseas ampliar conocimientos puedes hacer click aquí .

El proceso de adición de nutrientes al sustrato sobre el que viven nuestros bonsasi, prebonsasi, árboles en maceta y plantones, es el abonado.

¿Que productos usamos para abonar?

En el mercado existe una enorme cantidad de productos dedicados a la agricultura, la horticultura, a la jardinería, a la producción forestal,etc., pero para organizar mejor la información podemos dividir todos esos productos en dos grandes familias. Los abonos orgánicos y los abonos químicos.

Si quieres conocer en profundidad que es el abono, la wikipedia nos lo cuenta

Químicos vs Minerales

Los abonos químicos proceden de la síntesis o degradación de compuestos asimilables por la plantas a partir de materiales como el yeso, el petróleo y el gas natural.

El petróleo y el gas son fuente barata de amoniaco y ázufre. Estos son dos de los componentes fundamentales de los abonos. El nitrógeno (N) se obtiene del amoniaco o de la urea y el Fósforo del azufre a través de diferentes reacciones de degradación y síntesis con emisión de residuos en dicho camino.

La industria química los procesa de forma exhaustiva hasta conseguir unas líneas de fertilizantes con diferente concentraciones y potencias exactas.  Los aditivos de sustancias como por ejemplo el potasio (K) completan el producto para conseguir unos objetivos u otros (floración, fructificación, aumento de masa verde, etc.) con los diversos productos y concentraciones que cada uno ofrece.

Los abonos orgánicos utilizan como materia prima los desechos de origen animal o vegetal, expuestos a diferentes métodos sencillos de compostaje, fermentado o degradación y que incluyen la intervención natural o inducida de agentes atmosféricos y  biológicos en el proceso (bacterias, hongos y levaduras, insectos o lombrices). El resultado son productos de muy bajo nivel de procesado (como el estiércol, la gallinácea o el guano.) y otros con procesado medio como los abonos pelletizados, los granulados, el humus, etc.

Los productos obtenidos con técnicas de bajo procesado no ofrecen cifras exactas de nutrientes NPK pero sí que incluyen una buena cantidad de macro y  micronutrientes y oligoelementos naturales muy beneficiosos para la enmienda de suelos y para nutras plantas y árboles bonsai.

Los abonos de procesado medio sí que ofrecen cifras conocidas y exactas de macronutrierntes N, P, K y micronutrientes lo que permite un uso mucho más técnico incluyendo unas concentraciones determinadas de unas moléculas u otras dependiendo del uso que se le quiera dar.

Hasta hace poco era común en los cultivadores de bonsai, la mezcla de productos de origen orgánico y químico, pero recientes estudios confirman que los vegetales expuestos a tipos mixtos de abonado tienen un sistema inmune menos eficaz y su adaptación a cambios del entorno es menor. Por ello recomendamos decantarnos bien por los abonos orgánicos o por los abonos químicos, pero no mezclar productos en nuestras pautas de abonado.

.

Componentes del abono. NPK. Los macronutrientes

 Los vegetales y nuestros bonsais como tales, necesitan obtener del suelo los siguientes componentes fundamentales que reciben el nombre de Macronutrientes primarios – nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K),

(N). El nitrógeno participa de la construcción de estructuras de la planta, usando las proteínas que conforma, como ladrillos para craer nuevos tejidos, sobre todo follaje.

(P). El fósforo está implicado en los procesos de obtención energética de la plantas sin las cuales no hay planta, ni vida ni nada. Además promueve la creación de masa radicular.

(K) Potasio. Es un regulador en las vías químicas de la planta, asegurando que funcione adecuadamente. Muy importante en la floración y maduración de flores y frutos

Componentes del abono. Los micronutrientes

Además de los macronutrientes, nuestro bonsai para la realización de sus procesos biológicos necesitan otros componentes que al no poder obtener del suelo, deben de ser suministrados a través del abono, por ello la importancia de los micronutrientes y oligoelementos que se incluyen en los diferentes abonos.

Macronutrientes secundarios – azufre (S), calcio (Ca), magnesio (Mg)

Micronutrientes – boro (B), cloro (Cl), cobalto (Co), cobre (Cu), hierro (Fe), manganeso (Mn), molibdeno (Mo) y zinc (Zn)

La industria química y de los fertilizantes (una de las mas grandes y poderosas del mundo) formula sus productos para ser utilizados en suelo, motivo por el cual debemos de ser cuidadosos a la hora de elegir el abono que daremos a nuestros bonsais. Un abonado intensivo con productos químicos de NPK altos,puede causar una acumulación de nutrientes. Estos, por procesos químicos se depositan y cristalizan, otros aumentan el Ph del suelo. Ambos procesos bloquean la absorción de nutrientes por la planta y pueden poner en riesgo la supervivencia de nuestros bonsais-. al igual que un trasplante muy estresante,o una poda severa, todas las tecnicas llevadas al extremos pueden poner en riesgo nuestros prebonsais y bonsais. Esta circunstancias nocivas, se conocer en el mundo del bonsái y entre los aficionados con el termino “quemar las raices”.

Los japoneses, y ahora también algunas casas españolas formulan abonos específicos para bonsai de extraordinaria calidad, lo que ofrece un marco comparativo importante para saber que rango de proporciones y componentes son adecuados para nuestros árboles en maceta.

Las cifras en los abonos.

Una vez que conocemos  para que sirve cada compuesto de los abonos,vamos a tratar de establecer unos criterios sobre los productos disponibles en el mercado y como acertar a la hora de elegir el adecuado. No solo es una cuestión de presupuesto (que también) si no de conocer como operan los factores involucrados y manejarlos bien.

Por norma general,los abono orgánicos son menos concentrados que los químicos y sus moléculas,menos purificadas o procedentes de procesos menos industriales, por lo que son inocuos para la planta aunque las concentraciones sean algo elevadas. Las cifras que encontraremos en un químico-mineral pueden ser las siguientes fácilmente:25-25-25. El mas reconocido y común es el nitrophoska, con valores de N:12+ P:12 + K:17.

Si consideramos que se expresan en partes por cien, podemos afirmar que es un abono muy fuerte. Un abono orgánico se acerca más a proporciones  del tipo 3-3-3 ó 7-7-7 ( N:7 + P:7 + K:7 ). Siendo esta ultima lo máximo que un abono orgánico puede ofrecernos.

Si se quiere conseguir más concentración de abono podemos ir a números intermedios : 15 -15 -15 . Si queremos conseguir flores ó frutos hay que buscar un abono con el ( K ) elevado, por ejemplo : 3-3-5 o  7-7-7. Para bonsais en entrenamiento o proyectos muy jóvenes, hay que explotar el crecimiento basado en nitrógeno.12-12-12 de un mineral o 6-7-7 del orgánico de lenta liberación de debonsai.org.

En definitiva, qué queremos de la planta y entonces darle la dieta adecuada. Puede parecer difícil, pero nos haremos con el sistema muy rápido. Vamos a ver mas productos y mas ejemplos para entrenar.

El abono químico mas conocido es el nitrophoska. Tiene una composición de 12-12-17. Bastante equilibrado y suave para ser un químico puro. Podemos utilizarla en cantidades moderadas en cultivo en suelo y para proyectos en maceta de cultivo de dimensiones grandes. Para conocer bien su uso, es mejor probar con cantidades pequeñas porque tiene un riesgos grande de quemar las raíces si te excedes. Puedes comenzar por 15 gramos de producto por cada 2 litros de sustrato al mes, siempre en el borde dela maceta y muy bien repartido.

Nuestro abono, incluye un Nitrógeno media alto y potasio y fósforo alto (6-7-7). Es ideal para prebonsais en maceta y arboles de flor y fruto. Es 100% orgánico y de producción española. Certificado para agricultura ecológica y de lenta liberación, y también huele.

El Abono para  Bonsáis Green King  tiene N6/P5/K2, lo que nos indica que,tiene  un 6% de Nitrógeno, 5% de Fósforoy un 2% de Potasio, el resto un 87% se reparte en Oligoelementos y otros compuestos.

 El Abono Bio Gold, muy conocido y posiblementeel mas extendido tiene N5,5/P6,5/K3,5, Nitrógeno  5,5%, Fósforo 6,5% y Potasio 3,5%. Está especialmente formulado para árboles  enavanzado estado de formación y árboles de flor y fruto.

El Joy Tamahi está compuesto por lo siguientes macronutrientes:  NPK 5.3-5-1. Al igual que otros abonos es no fermentado, motivo por el cual, aconsejan que se introduzcan en una pequeña bola de musgo esfagnum  para favorecer la fermentación o bien completamente enterrado en el sustrato. No los aconsejo para zonas muy cálidas.Puede oler algo.

El Hanagokoro tiene una composición NPK 5-5-2 muy adecuada para árboles en fase de mantenimiento, coníferas, caducos y también árboles de flor.

El Kioryoku está pensado para árboles pequeños ya evolucionados, que no sean de flor. Es un abono no fermentado, motivo por el cual, aconsejan que se introduzca en una pequeña bola de musgo esfagnum  para favorecer la fermentación o bien completamente enterrado en el sustrato.

No los aconsejo para zonas muy cálidas. Puede oler. Está hecho a base de soja, harina de huesos, colza, minerales,etc,. 
Tiene un NPK de  4-2-1.

Los formatos de abono

Los abonos se comercializan en dos formatos clásicos. liquido o solido.

Los sólidos a su vez podemos encontrarlos en muchos formatos diferentes. Granulados, pellets y los tamahi” o granos.

Los abonos químicos vienen en gránulos sólidos de liberación prolongada (como bolitas,pequeñas esferas) de colores. El azul se asocia con abonos de composición equilibrada. Los rosas para promover floración y fruto.  

Algunos abonos orgánicos, como el 6-7-7 que debonsai.org te ofrece, también está disponible en gránulos, pero son de menor tamaño que los “tamahi”, mas irregulares que los pellets y de color gris oscuro.

Abono orgánico de lenta liberacion 6-7-7. debonsai.org

Los pellets son abonos en pequeños cilindros que se componen de los compuestos macro y micro nutrientes, y una matriz sólida que los retiene, formada por fibras naturales (como la colza, el salvado y otras) y que sirve de soporte.

En productos nacionales, habitualmente es paja de trigo, en productos procedentes de japones, será colza o soja. Esta fibra no se absorbe y puede taponar y saturar nuestro sustrato si no utilizamos cestillas u otros sistemas. Aunque son abonos orgánicos de lenta liberación, se abren muy rápidamente con los primeros riegos y fertilizan nuestros bonsais en un plazo de tiempo menor. Esto exige reponer antes y por este motivo también aconsejamos que se utilicen en combinación con orgánicos granulados o en grano de más lenta liberación. Estos sistemas compuestos suelen ofrecer los mejores resultados.

La mayoría de abonos  japonesas, vienen en pequeñas porciones redondas, triangulares o cuadradas que para facilitar el embolsado llaman “Granos” o Tamahi. Los venden en granos pequeños y granos gruesos. Esto solo responde al molde en el que son producidos. Al igual que los “pellets” utilizan para sostener los nutrientes una fibra vegetal de colza y soja, que retiene la humedad y permite la fermentación que algunos de estos abonos requieren para ser efectivos.

El abono Green King, por citar un ejemplo, está disponible en pellets y líquido. Además tenemos productos intermedios en formato líquido que además de como abono, sirven como corrector de carencias y revitalizadores. Es el caso del humus líquido, un producto barato y realmente efectivo en nuestros bonsai. 

Humus liquido comercial para bonsai
Humus liquido comercial

El moho en el abono.

El origen natural de los abonos, los componentes biodegradables y los procesos de fermentación y compostaje que ocurren en nuestras propias macetas, son la causa de la aparición de moho y hasta pequeños insectos debajo de nuestra bolas de abono, pellets, etc. Es completamente normal y aunque a veces parezca extraño no es motivo de alarma, al contrario, significa que nuestro abono está sufriendo los cambios químicos necesarios para realizar su función.  

¿Cómo utilizar el abono?

Ya hemos visto que podemos encontrar en el mercado todas las formulaciones, desde orgánicos minerales (poco aconsejados) a minerales puros (químicos) y los orgánicos y en todas las formas que podamos imaginar.

Hace quince años, las posibilidades eran mucho muchos más reducidas, y conseguir un abono especializado era tarea complicada. Gracias a la difusión de nuestra afición y a muchos profesionales que trabajan todos los días para ampliar el bonsai e importar nuevos productos podemos encontrarlos en el mercado. Gracias a ellos por tan valiosa labor.

Pero los abonos no siempre están formulados con cifras iguales de los tres macronutrientes. Y ahí es donde debemos encontrar la ventaja para nuestro interés. Si queremos promover crecimientos fuertes para nuestros prebonsais y plantones, debemos explotar abonos con niveles de nitrógeno altos. Un 7-4-4 en un abono orgánico idóneo. Si tenemos un árbol en el suelo, podemos llegar a cifras mayores y dar el salto al químico, ya que el volumen de sustrato es muchísimo mayor en proporción y el lavado del producto también lo será. Un 12-8-8 o formulaciones similares pueden funcionar muy bien.

Yemas en un malus plantado en suelo, cortesía de V. Abalos. 

Algunos aficionados usan abonos orgánicos de alto contenido en nitrógeno como la sangre o la gallinácea que alcanza hasta valores de 50 o 65 de N. Pero son mezclados previamente para hacer “tamahis caseros” si se quieren usar en macetas, y se aplica muy poca cantidad y extendidos, y siempre para en suelo, porque pueden quemar la planta.


Estos ejemplos pretenden ilustrar la importancia de conocer la herramienta y como poner en práctica nuestra técnica de la forma más efectiva y dar una idea aproximada de como enfocar el abonado. No vale usar un solo producto para nuestros árboles. Ni usarlo en un solo formato. Si pensabas que era posible, lo siento, pero es una técnica muy fina y requiere de un control de los factores. Si buscas  una pauta fácil  con abonos baratos, pasa por este post sobre pauta de abonado del bonsaista novato.

Pongamos un nuevo ejemplo. Tengo un prunus de vivero, que trasplanté el año pasado a maceta de cultivo. Tiene un tronco magnifico, craquelado y grueso, pero estoy formando las ramas que son solo brotes por ahora. ¿Necesito fomentar la floración por ser un frutal?¿Necesito conseguir frutos?

Lo que necesito es estimular un crecimiento vigoroso de ramas y masa verde. La floración me preocupará dentro de unos años. ¿Que abono elegir?

Como está ya en maceta, un abono orgánico de Nitrógeno (N) alto. El resto de valores no tienen tanta importancia. Un 7-4-4 es perfecto.

En cinco años, ese mismo pruno, tendrá sus ramas formadas y  su ramificación fina y tendré que controlar el crecimiento de la masa foliar para reducirla tanto como pueda y estimular una floración espectacular. Buscare un abono con N bajo y me preocuparé por ofrecer un P alto y K normal. Podría elegir un abono japonés tipo biogold con estas cifras N5,5/P6,5/K3,5, muy adecuado para árboles de flor.

De nuevo un caso. Tengo varios plantones en un mismo macetero procedentes de semilla. Un par de olmos pumilla, un celtis, un limonero y dos granados.  ¿Necesito fomentar la floración?¿Necesito conseguir frutos?

Abono orgánico granulado de lenta liberación 6-7-7
Abono orgánico granulado de lenta liberación 6-7-7

La respuesta es no. Lo que necesito es estimular un crecimiento tan potente como pueda, porque todas esas especies son de crecimiento rápido y brotan por todas partes. No me preocupan ahora los entrenudos largos ni las hojas grandes. Para ello busco algo químico u orgánico mineral, con cifras moderadas de N y K para hacer mucha masa verde, mucho tronco y mucha raíz. Por ejemplo un orgánico 6-7-7 como el que ofrece debonsai.org o el 7-7-7 o un químico 10-10-10, porqué no,  son perfectos para el objetivo que me marco en esos plantones.

Calendario de abonado

Abonamos un bonsai cuando lo necesita y cuando puede aprovechar los nutrientes. Parece muy evidente y un respuesta facilona, pero explica y resuelve muchas de las dudas que se nos presentan cuando comenzamos a cultivar y dar los primeros cuidados a nuestros bonsais.

Hay dos fase de desarrollo en el bonsai, una comienza con el fin de invierno, se extiende durante la primavera y alcanza el inicio del verano. Los árboles bajan un poco ese desarrollo en las épocas más cálidas del estío para recobrar actividad en el final del verano y el otoño.

Si quieres conocer en profundidad la base biológica, química y física del proceso, no dejes de visitar este artículo.

La temperatura es el factor determinante en el crecimiento. Con el frío están “parados”y cuando el calor es muy alto, también se paran.  Es decir, necesitan un rango determinado.

Por debajo de ese rango se paran, por encima, también.  En esta tabla se ex pone de forma gráfica esta idea. El rango se establece entre los 8 o 10 ºC por abajo y los 30 ºC por arriba. En el interior de este rango, la planta crece. Estos son los periodos en los que nuestro árbol en maceta necesita ser fertilizado.

Relación entre temperaturas, estacionalidad y crecimiento vegetativo del bonsai.

El ejemplo tiene en cuenta mi clima, pero he incluido las estaciones, mejor que los meses por si vives en el hemisferio sur. 

La mayoría de los árboles en la naturaleza o en una maceta, crecen aproximadamente de marzo a julio (finales de invierno a mediados de verano), paran a finales de julio y principios de agosto para empezar otra vez entre septiembre y octubre hasta principios de noviembre.

Si hace calor pronto, antes empiezan a moverse, y si hace calor hasta tarde, pues más tarde terminan. Si vives en una zona muy cálida, los inviernos serán muy cortos y la primavera y el veranos serán más largos. Si vives en una zona tropical o ecuatorial, no tendrás inviernos y las estaciones tendrán pocos cambios.

Así, con estas premisa, yo dejo de abonar de noviembre a febrero. El resto, es temporada “hábil” para mí. La única excepción que hago es con los olmos, zelkovas y celtis. Estas especies las mantengo abonadas todo el año. Adapta a tu localización y temperaturas estos rangos y así estarás abonando de forma correcta tus bonsais.

No se puede establecer un calendario puro y exacto de abonado. Los arboles como hemos visto, funcionan y se comportan de manera diferente en un lugar u otro y además cada especie tiene sus peculiaridades.

Mas que fijarse un calendario, hay que crear nuestro propio calendario. En mi caso, tratando de huir de los “calendarios”, cuando veo las yemas de mis árboles hincharse, se que las raíces comienzan amoverse. Da igual donde estés, ese signo es igual en cualquier sitio. Entonces es cuando voy preparando todo lo necesario.

Yemas de flor de un Prunus. Cortesía de D. Gómez. 

El árbol usará sus reservas para la brotación inicial pero activa su sistema radicular con el objetivo de comenzarla captación de nutrientes. Como no deseo que se agote, abono entonces y de forma generosa. Así la brotación será más fuerte y el esfuerzo del árbol, lo compenso con aportes externos.

Abono de otoño, abono de primavera

Para organizar y adaptar tanto el método de abonado como los productos fitosanitarios,fertilizantes y aportes nutritivos, se suelen organizar las pautas en dos periodos principales. El abonado de primavera (muy centrado en el crecimiento de masa verde, flor y frutos) y el de otoño, centrado en el incremento de las reservas del árbol de cara al invierno. Esto, dicho así, para simplificar al máximo,pues dentro del abonado del bonsai, cada aficionado tiene unos gustos y cada árbol requiere unos aportes.

Quizas te puede interesar