Ideas y diseño para un granado Nejikan

Un compañero de afición, Francisco, me pidió hace poco opinión sobre uno de sus árboles. Un granado Nejikan con un gran futuro. Ambos somos recién llegados, pero compartimos algunas ideas y charlamos de vez en cuando sobre técnicas sencillas de cultivo, el trasplante y cuestiones similares.

El granado Nejikan

El árbol es un prebonsai en estilo recto informal (moyogui) con una curva muy marcada que protagoniza todo el árbol, aun está en proceso de formación y conserva su maceta de entrenamiento.

En la parte superior, al granado tiene un engrosamiento, posiblemente formado por su potente tendencia apical, que estropea un poco la conicidad que siempre tratamos de conseguir (mayor calibre de tronco en la zona baja y grosor descendente hacia el ápice).

Si quieres conocer más en profundidad esta especie, te invito a que revises la ficha de cultivo del punica granatum

Prebonsai de Granado Nejikan, frente.
Prebonsai de Granado Nejikan, frente.

He decidido dejar aquí constancia de las ideas que hemos valorado como solución, porque es un problema recurrente.  Muchos árboles que adquirimos,  a menudo pueden presentar esta circunstancia. A veces , a lo largo de su cultivo  desde plantón o semillas el propio árbol crea estos engrosamiento de forma natural. Esto me lleva a pensar que muchos aficionados novatos como nosotros se pueden enfrentar a esta situación con bastante frecuencia. Si quieres conocer algunas detalles sobre criterios importantes para elegir nuestro árbol, visita este post sobre bonsais de vivero.

Prebonsai de Granado Nejikan. vista trasera.
Prebonsai de Granado Nejikan. vista trasera.

Contemplar el árbol.

Este es mi proceso de decisiones. Así  valoro y contemplo las opciones, cuando considero que hay que intervenir.

En primer lugar, observo con detenimiento el árbol. Valoro su posición, el estilo en el que está siendo entrenado y analizo algunas cuestiones propias de la especie (¿cómo cicatriza las heridas? ¿permite el acodo?¿ que tipo de madera tiene? etc.).

Después trato de poner el árbol “en crisis” es decir, analizo sus características (fallos, incorrecciones o defectos, como cada uno quiera llamarlos) desde la óptica de las directrices japonesas. (¿Es cilíndrico o cónico?¿Como es la salida de sus raíces y la orientación del tronco?¿ Están posicionadas su ramas de forma alterna y gozan de grosores descendentes en calibre? ¿es triangular en su diseño? )

Con la información que ese proceso arroja, comienzo a imaginar el árbol dentro de diez años…y desde esa imagen, comienzo a dar pasos hacia atrás para saber que necesitamos para conseguirlo.

A continuación evaluo que técnicas están a mi alcance, por disponibilidad de herramientas,  conocimientos, experiencia, etc., (Es decir, que se hacer y que me atrevo a hacer sin poner en peligro al árbol).

Ideas para su diseño.

Quizás al ver el árbol, la primera idea para resolver sea meter podadora y eliminar el actual ápice. Es una solución, pero debemos tratar siempre de aprovechar nuestros recursos al máximo y valorar varios caminos.

Un árbol en este estado de formación y de una variedad tan adecuada y valorada en bonsai, bien merece la oportunidad de acodar el ápice. Es cierto, el tiempo se incrementa en un año, pero obtendremos dos árboles a partir de uno. Cuanto más conozco de esta afición, más claro me queda que lo importante es cultivar tu paciencia a la par que los árboles.

El acodo tiene como contrapunto negativo la reducción de la altura del árbol en un tercio, que será inevitable.

Detalle del ápice. Prebonsai de Granado Nejikan
Detalle del ápice. Prebonsai de Granado Nejikan

El acodo para retirar el ápice es una de las soluciones, pero hay una opción B. Si deseamos conservar el árbol en su estado actual y queremos igualmente que la altura del bonsai no cambie tan radicalmente, tenemos otra opción.

Una vez el árbol haya brotado, En primavera bien avanzada, podaremos muy cortos todos los brotes del ápice (así como de la tercera y cuarta ramas). Repetiremos la acción de nuevo avanzado el verano, sobre todo si han brotado nuevas ramas. El resto de ramas, las dejaremos crecer libremente, casi sin tocar, para que toda al fuerza del árbol vaya a esta parte baja del tronco.

Este proceso de alimentación forzada de ramas bajas en detrimento del ápice, promueve un crecimiento del tronco a esos niveles, quedando en “Stand by” la zona superior. Este proceso es más lento, puede llevarnos tres o cinco años fácilmente pero como resultado obtendremos una corrección de esos engrosamientos a través del engorde de las zona inferior.

Directrices para el diseño en bonsai.

El árbol tiene otros “defectos” siempre hablando con el mayor de los respetos hacia el árbol y bajo las premisas de las directrices de la escuela japonesa. Y hay que valorarlos también.

Prebonsai de Granado Nejikan. Vista Lateral.
Prebonsai de Granado Nejikan. Vista Lateral.

La primera y segunda rama, nacen del mismo lado, no hay ramas a la derecha. Esto implica que a mayor número de intervenciones, más tiempo requerirán las técnicas. Además, la salida del tronco, es completamente vertical, algo que contradice la estética del moyogui, que necesita una salida del tronco hacia uno u otro lado, pero nunca recto.

Si consideramos la primera opción (el acodo), el momento idóneo es bien entrada la primavera. El granado es un árbol rustico y muy vigoroso, permitiéndonos retirar el acodo en otoño o a final de invierno. A finales de ese mismo invierno, el árbol principal tendrá que ser trasplantado para corregir el ángulo de plantado, inclinado hacia la izquierda convirtiendo al actual tronco con su primera y segunda rama en una primera rama muy potente y muy baja.

Con el brote que conservamos en el final de la primera porción del tronco, reharemos el árbol entero, convirtiéndolo en ápice y obteniendo de sus yemas y brotes las posteriores ramas traseras, segunda, trasera, tercera, hasta el ápice.

Posible diseño del granado
Posible diseño del granado

Estas son dos representaciones en photoshop de como podría quedar el árbol con la opción A. El granado es muy vigoroso y se puede reconstruir sin problemas en unos años conservando la potente base.  También he incluido con mayor o menor acierto una idea de como quedaría con hojas.

Posible diseño del granado con hojas
Posible diseño del granado con hojas

La maceta es mía, una Terahata Satomi en color crema y amarillo, con las típicas manchas de los diseños de la japonesa, en verde (si haces clock puedes ver algunas de mis macetas para bonsai japonesas de autor a la venta). En mi opinión es una combinación perfecta para este árbol, aunque no vista como corresponde en un pobre fotomontaje me he permitido el capricho de incluirla. La elección de una maceta adecuada es una parte fundamental a la hora de idealizar el diseño de un bonsai. La coloración otoñal amarilla del granado es espectacular y la combinación con los colores del esmalte hará las delicias del observador. Es por supuesto, una licencia mía, una opinión más.

Si nos decidimos por la opción B ( conservar el árbol en su estado, podando muy fuerte y corto arriba) potenciaremos las ramas bajas, pero si  hay poca diferencia entre ellas,  ambas ramas crecerán a la par, y como la norma japonesa contempla, la primera debe ser siempre la más gruesa, con lo que posteriormente, deberemos podar muy fuerte la segunda, para que la primera se desarrolle aun más.

Estas son las ideas con las que trabajamos ahora mismo, pero asumiendo que es un proceso dinámico, que es el árbol el que marcará el camino, aunque nosotros pretendamos establecerlo. Dejo en manos de Francisco esta información para que tome las decisiones que mejor considere.

 

Si quieres poner en práctica el esquejado o acodo del granado, este es un buen sistema.

Espero que sea de ayuda. Un saludo¡

Como hacer esquejes de granado

Quizás te puede interesar:

-Volver a la página principal.

2 comentarios en “Ideas y diseño para un granado Nejikan”

  1. Francisco luis Molina sanchez

    Buenos días Alberto, tengo que darte las gracias de corazón por este post, me ha encantado esta cargado de mucha información muy productiva y me sirve muy mucho para sentarme delante de mís árboles y analizar muchas cuestiones. Gracias por aguantar mi impaciencia, es un reto que he de aprender a la par que con mis árboles.

    Lo bonito de esta afición es aprender del otro, y crecer juntos a la vez que con nuestros árboles.
    Gracias por todo,
    Francisco

    1. Gracias a ti Fran, por la oportunidad. Este blog está abierto a quien pueda interesarle. Como bien dices, lo bonito en bonsai es aprender y compartir. Gracias por pasar por aquí y comentar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *